“Innovación universitaria en tiempos de pandemia: colaboración y acción inmediata”

Columna de opinión

María Cecilia Hernández, vicerrectora de Investigación y Desarrollo Tecnológico

El 26 de abril se conmemora a nivel mundial el Día de la Propiedad Intelectual, instancia que usualmente desde las Universidades valoramos como una oportunidad para promover la importancia de la protección del conocimiento, de manera de caminar hacia una cultura de reconocimiento de sus creadores y fortalecer la transferencia y uso adecuado de estos resultados de investigación.

Sin embargo, este año nos encontramos con un panorama absolutamente distinto. Si bien seguimos trabajando en estrategias para que el desarrollo tecnológico continúe siendo parte de las soluciones a desafíos territoriales; hoy nos enfrentamos a un desafío global. La crisis provocada por el COVID-19 nos lleva a acelerar nuestro actuar, poniendo a disposición de manera inmediata las capacidades innovadoras y colaborativas que ha desarrollado la Universidad al servicio de la comunidad.

En la Universidad Católica de Norte, tal como lo han hecho otras instituciones de educación superior del país, hemos aunado esfuerzos para hacer frente a esta pandemia. Tras conocer el requerimiento de una de las instituciones públicas de salud de la ciudad de Antofagasta, un equipo conformado por ingenieros, académicos y estudiantes de la UCN construyó en tiempo record un prototipo de máscaras faciales para el personal del SAMU. Esto se logró mediante la coordinación del uso del equipamiento técnico de diferentes secciones de la casa de estudios, gracias al liderazgo del Director de Ingeniería Industrial, que logró generar un sistema de producción en base a impresoras láser que ha permitido hasta la fecha confeccionar 3.000 protectores faciales, convirtiéndose en un importante aporte para los profesionales de la salud.

Otro caso de rápidas implementaciones para enfrentar el COVID-19 es el modelo de túnel sanitizador creado por la Escuela de Arquitectura; quienes generaron un prototipo de fácil implementación que además incluye la sanitización del calzado, una relevante diferencia respecto de otros modelos similares. Este sistema, co-creado junto a empresas locales, podría ser utilizado al ingreso de faenas mineras y otros lugares de la región en donde podría haber potenciales aglomeraciones.

Estos ejemplos de la capacidad de coordinación de los diferentes actores de la comunidad universitaria muestran la capacidad de reacción frente a un ambiente adverso y diferente, demostrando el compromiso cierto a través del conocimiento para convertirnos en un aporte a las dificultades que enfrentamos como sociedad. En esta línea, queremos seguir aportando a este gran desafío, por lo que desde ya nos ponemos a disposición, como institución generadora de nuevo conocimiento que cuenta con infraestructura y personas altamente capacitadas, para seguir aportando en la disminución de los efectos de esta crisis.

Desde nuestra institución siempre nos mantenemos atentos a los desafíos del territorio. Hace pocas semanas, fruto de un trabajo de años, obtuvimos una nueva patente de invención de una tecnología para la industria minera, consistente en una planta de concentración gravitacional de minerales portátil y amigable con el medioambiente, que esperamos pueda convertirse en un gran aporte para las pequeñas faenas mineras del país. La invitación, en este sentido, es a seguir aportando con innovación para los sectores públicos, privados y comunidad; contribuyendo con cada una de las capacidades con las que contamos -desde desarrollos tecnológicos complejos hasta implementos técnicos- para responder a esta crisis que afecta a todos.

Trabajando de manera colaborativa -reconociendo lo que cada uno puede aportar y requerir- podremos salir adelante en estos diferentes y difíciles momentos. Desde nuestro rol como Universidad, el conocimiento amplio y disponible para todos seguirá siendo una de nuestras principales formas de aportar al desarrollo y bienestar de nuestra sociedad.