“Buscamos promover la economía circular desde el norte de Chile”

El doctor en ingeniería de procesos de minerales ha destacado por su participación en una serie de investigaciones e iniciativas, que buscan valorizar los residuos provenientes de industrias emblemáticas de la macrozona norte y sentar precedentes en una estrategia cooperativa de hacer I+D.

El concepto de economía circular es un tema amplio y muy utilizado en la actualidad. En términos generales, promueve un cambio de paradigma en la manera actual de producir, fomentando el diseño e implementación de estrategias y herramientas para el uso sustentable de los recursos y la reducción de los residuos. Esta nueva forma de hacer economía ha generado interés por parte de los académicos de la UCN, quienes participan activamente de investigaciones e iniciativas vinculadas al tema.

Uno de los investigadores que ha tomado un papel protagónico respecto de la economía circular es Sebastián Herrera, académico del Departamento de Ingeniería Química, que destacó por ser el representante técnico de la UCN junto a la académica del Departamento de Gestión de la Construcción, Moira Negrete, en la iniciativa que se adjudicó la puesta en marcha del Centro Tecnológico para la Economía Circular (CTEC) que se asentará en Iquique.

Asimismo, Sebastián Herrera es parte del Núcleo de investigación de “Economía Circular Aplicada a Industrias en Zonas Áridas”, en donde participa de una serie de iniciativas investigativas. Una de ellas -que se realiza con fondos otorgados por la propia Universidad en el marco de la creación de estos núcleos- tiene como objetivo evaluar el potencial desarrollo de la simbiosis industrial en Mejillones, analizando experiencias internacionales e identificando oportunidades de sinergias entre empresas locales. Esta iniciativa inicia con el desarrollo de dos proyectos de título para estudiantes de ingeniería y arquitectura, que son guiados por Carolina Rojas y José Guerra, ambos integrantes del núcleo de investigación y directores del departamento de Ingeniería Industrial y de la Escuela de Arquitectura, respectivamente.

“Al ser un país extractivista, los desechos que se generan son muy distintos a los de países industrializados. En este sentido, nos hemos focalizado en aquellos que derivan de la propia industria localizada en la macrozona norte”, indica el académico. Por esa razón, se han centrado inicialmente en los desechos generados en las plantas desaladoras presentes en la zona norte de nuestro país, trabajando en dos proyectos.

Uno de estos proyectos busca extender la vida útil de las membranas residuales generadas en estas plantas, en donde es parte del equipo liderado por Jaime Chacana y que se desarrolla producto de la adjudicación de un FONDEF. En tanto, la otra iniciativa investiga formas de aprovechar la salmuera de descarte de las desaladoras directamente en la industria minera, en el que trabaja con Constanza Cruz, quien se sumó a la labor del Núcleo. Ambos son académicos del Departamento de Ingeniería Química y también son parte del Núcleo de Economía Circular.

Asimismo, Sebastián Herrera plantea que su objetivo es ir abordando nuevos desafíos, que incluso pudiesen abarcar áreas de impacto diferentes a las actuales. “El núcleo de economía circular aplicada a industrias en zonas áridas es emergente, pero la idea es que vaya fortaleciéndose para resolver problemáticas diferentes y cada vez más complejas, siempre focalizados en que los resultados aporten al desarrollo sostenible del territorio. Para ello podrían sumarse investigadores e investigadoras que aporten nuevas capacidades y conocimientos”, finaliza el académico, en el marco del objetivo que persigue estos nuevos grupos conformados al interior de la Universidad Católica del Norte.